June 26, 2009
New York Times

 

Tres inmigrantes ilegales que resultaron heridos en accidentes de construcción en Nueva York recibieron una compensación total de $3.85 millones en las últimas dos semanas como resultado de un acuerdo, anunciaron los abogados.

Los abogados que representaban a los tres hombres dijeron que este acuerdo demostraba que los trabajadores inmigrantes no deberían tener miedo de demandar a sus empleadores si ellos resultasen heridos en el trabajo.

La cantidad más grande se le otorgó a un plomero mexicano de 33 años que resultó herido al explotar una pipa en el 44 Wall Street en Manhattan en diciembre de 2004. El hombre quien resultó con grandes quemaduras en casi todo el cuerpo, puso una demanda por $2.5 millones por los daños recibidos. Los demandados en este caso fueron 44 Wall Owner L.L.C. and Swing Equities.

Un vocero del 44 Wall Owner L.L.C. no hizo comentarios directos sobre el acuerdo y dijo que la compañía había contratado a un contratista y que por lo tanto el hombre que había sufrido los daños era empleado del contratista.

Al igual que los otros dos hombres que recibieron compensación, el plomero no quiso que su nombre se publicara por miedo a represalias contra su familia en México.

El segundo acuerdo más grande corresponde a un hombre mexicano de 52 años quien resultó herido a consecuencia de que una barra de acero le cayera en un pie en el 130 Fulton Street en Manhattan el 30 de junio de 2004. El hombre, miembro del sindicato, puso una demanda contra F.J. Sciame Construction Company y Beway Realty Corporation por $750,000. la compañía costructora F.J. Sciame no devolvió las llamadas para hacer comentarios.

El tercer trabajador que recibió una compensación fue un ecuatoriano de 36 años, quien resultó herido mientras trabajaba en el techo en el complejo residencial Arverne by the Sea en Queens. Este trabajador se fracturó la cadera y recibió diferentes daños cuando tres árboles, cada uno de éstos pesaba 200 libras, le cayeron encima el 4 de agosto del 2007.

 “Yo tenía miedo por mis hijos, porque yo no sabía que iba a pasar,” declaró el miércoles.

El acuerdo final para su caso se pactó por $600,000. Los demandados en este caso fueron Rockaway Beach Boulevard Construction Company, New Visions Construction Corporation, Benjamin Beechwood Breakers L.L.C. and Benjamin Beechwood Ocean Way L.L.C.

Gerry Romski, un abogado de Beechwood, dijo en respuesta a este arreglo: “Este es un caso de daño personal que nuestra compañía aseguradora debe defender. La organización  siempre se esfuerza en cumplir con todas las leyes aplicables, reglas y reglamentos.” En la opinión de Mr. O’Dwyer, el derecho de compensación por accidentes a los inmigrantes en Nueva York  fue asegurada por Balbuena v. I.D.R. Realty L.L.C., un caso que se decidió en la Corte de Apelaciones del Estado de Nueva York en el 2006. La corte marca que todos los trabajadores que fuesen inmigrantes ilegales tendrían los mismos derechos que cualquier otro trabajador.

Hablando el miércoles, Joel Magallán, el director ejecutivo de la organización de defensa para los latinos Asociación Tepeyac, dijo que los trabajadores indocumentados deben detener las prácticas abusivas de trabajo. “Tenemos muchos empleadores que están intimidando a los trabajadores,” dijo. “Ellos generalmente les dicen que podrían deportarlos a su país de origen si los trabajadores alegaran contra ellos en cualquier caso.”